PRSC ve urgente y necesario convocar todos los sectores para detener ola de violencia

Rogelio Genao, Secretario General del PRSC, lee comunicado sobre la violencia en el país durante la reunión del Directorio Presidencial.-

SANTO DOMINGO.- El Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) cree urgente y necesario convocar a los diferentes sectores de la sociedad dominicana, especialmente a los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, para todos juntos buscar la manera de detener la ola de violencia social que amenaza la paz, tranquilidad, estabilidad y la imagen internacional del país.

El PRSC expresa en un comunicado difundido por la Dirección de Comunicaciones, que debe analizarse con carácter de urgencia las variables sociales, políticas, económicas, geográficas, emocionales, conductuales y circunstancias “que están incidiendo en esta ola de violencia, que ha alcanzado un pico nunca previsto”.

Entiende que en ese diálogo de reflexión deben ser convocados además de los poderes señalados, los partidos políticos tanto del Gobierno como de oposición, el Consejo Nacional de la Empresa Privada, las Iglesias, medios de comunicación, universidades, Academia de Ciencias “y a toda la sociedad civil”.

“Es momento de convocar a toda nuestra sociedad a una extensa y profunda jornada de reflexión sobre el presente y el futuro de nuestra nación”, dice.

Resalta, además, que es momento de que “nuestros científicos de la conducta diseñen, junto a las autoridades y las iglesias, mensajes que sean masivamente repetidos a través de todos los medios de comunicación y que nos ayuden a detener esta conducta irreflexiva que irrespeta la vida”.

Destacan en un párrafo del comunicado, que el PRSC está profundamente conmovido y estremecido por los recientes actos de violencia que han sacudido los cimientos de la sociedad dominicana, “y que ya se han extendido al seno del Poder Ejecutivo para irrespetar la jerarquía y la solemnidad del despacho del ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Orlando Jorge Mera, asesinado el pasado lunes de múltiples disparos de arma de fuego”, dice el comunicado.

Sostiene que la muerte Jorge Mera “no debe ni puede ser pasado por alto por el liderazgo nacional, toda vez que su dimensión, nacional e internacional, pone en peligro la imagen de nuestro país que se promueve a nivel global como el mejor destino turístico del Caribe”.

Y esta muerte ocurre –agrega- en un momento donde todo el liderazgo político mundial se ha comprometido con aplicar políticas públicas que garanticen un desarrollo y un crecimiento económico compatibles con la sostenibilidad ambiental y con la disminución de gases de efecto invernadero, como CO2 y metano, que contribuyen al preocupante calentamiento global.

“En palabras sencillas, un mundo preocupado por el medio ambiente no puede entender cómo en un país tropical se le quita la vida al ministro que vela por la protección ambiental, y en tal virtud toda la prensa mundial se ha hecho eco de esta tragedia que nos enluta, nos aturde y, de momento, nos deja a todos sin una válida respuesta para nuestra sociedad y sin una respuesta para la comunidad internacional que vela por el cuidado del medio ambiente”, señala.

El Partido Reformista manifiesta que es momento de bajar todas las banderas políticas “para subir exclusivamente la bandera de la paz que debe convocarnos al respeto de las ideas, las opiniones y decisiones de los demás, en nombre de Dios, de la Patria y la Libertad”.

PRSC pide al Congreso aprobación urgente Nuevo Código Penal

Directorio Presidencial del PRSC, rinde un minuto de silencio en honor a Orlando Jorge Mera.-

Afirma RD vive una Orgía de sangre, violencia y aumento de la criminalidad

Cúmulo de penas y castigo a la reincidencia son la mejor vacuna contra la violencia

El Partido Reformista Social Cristiano, PRSC, pidió hoy  al Congreso Nacional, la aprobación urgente del nuevo Código Penal, ante lo definieron como una “orgía” de sangre, violencia y criminalidad que vive la República Dominicana.

El Secretario General de la Organización, Ing. Rogelio Genao, señaló,  que ante la ola de violencia que vive la sociedad dominicana, la mejor vacuna es la aprobación del Nuevo Código Penal que cursa en la Cámara de Diputados.

«El cúmulo de penas, los aumentos de penas y el castigo a la reincidencia que consigna la propuesta de nuevo Código Penal  son  herramientas fundamentales para  luchar  contra la criminalidad y la violencia» acotó el legislador.

«Para poder generar una cultura de paz, se hace necesario  de dotar  de garras al Ministerio Público y al Poder Judicial que desestimulen la criminalidad, violencia y delincuencia”.

El también Senador de La Vega, expresó, que acontecimientos como el asesinato del Ministerio de Medioambiente, Orlando Jorge Mera, deben llamar la atención  del Congreso Nacional para  que terminen de aprobar de una vez y por todas el nuevo Código Penal. 

«Nuestra organización también favorece el promover políticas públicas de desarme  de la población…en RD  hay  más  armas que celulares, eso  no puede  ser posible  y una  gran cantidad de ellas  ilegales».

«El nuevo Código Penal está suficientemente consensuado, la mejor forma de honrar a Orlando Jorge Mera es que la Cámara de Diputados apruebe el código ahora. » Concluyó Genao

Humanismo

Balaguer: Manuel Rueda y José Enrique García

Manuel Rueda y José Enrique García.-

Cándido Gerón

Santo Domingo, RD

En el mes de septiembre de 1994, el poeta y escritor José Enrique García me visitó en horas de la tarde en mi residencia de Arroyo Hondo, para manifestarme que al maestro Manuel Rueda, una persona cercana al presidente Balaguer, intentaban desalojarlo de su vivienda.

Se trataba de un apartamento que pertenecía al Estado, ubicado en la Pasteur. Rueda llevaba viviendo en él más de treinta años y el personaje que tenía poderosa influencia en Balaguer, debido a que lo tenía informado del día a día, había arreglado en Bienes Naciones el posible desalojo del consagrado escritor, poeta, pianista, dramaturgo y crítico literario.

Le prometí al poeta García que le hablaría a Balaguer del caso. En horas de la noche, llamé al general Pérez Bello y le solicité una cita con el mandatario. Al día siguiente, el decoroso alto oficial me llamó para informarle que el jefe de Estado me recibiría al día siguiente a eso de las dos de la tarde. Concurrí a la cita y le expliqué al mandatario la gravedad del asunto. El presidente Balaguer no solo se indignó al escucharme por tratarse de un intelectual al que él le profesaba admiración y respeto, sino que también se sorprendió de que el Estado tuviera un inmueble de dos plantas en un lugar tan privilegiado como Gazcue y que él no estuviera al tanto.

–Eso no va a suceder, poeta Gerón, delo por seguro. Dígaselo así mismo, que cuente con mi amistad.

Acto seguido, me dijo: “Vaya usted mismo donde el consultor jurídico, dígale que va de mi parte y que espero tener una respuesta positiva lo más pronto posible”.

Del despacho del presidente Balaguer me dirigí hacia la Consultoría Jurídica y, al llegar allí, le comuniqué a la secretaria del doctor Romero Confesor que el mandatario me había enviado a conversar con él sobre el caso.

Ella se mostró incrédula, pensaba que yo le estaba tomando el pelo o que se trataba de una persona con trastornos emocionales, porque, según ella, el presidente Balaguer debió llamar al doctor Romero Confesor y avisarle que quien suscribe lo visitaría para plantear el caso.

Cuando le dije que al menos le comunicara al doctor Romero Confesor que en el antedespacho se encontraba una persona que le transmitiría un mensaje de parte del mandatario, ya que de lo contrario volvería donde el jefe de Estado con la queja de que en la Consultoría Jurídica se habían negado a recibirme, entonces entró al despacho y, después de un rato, salió del mismo y me dijo que entrara.

El doctor Romero Confesor, profesional parsimonioso y educado, me preguntó: –¿En qué puedo servirle, joven? Y, al explicarle el caso, me dijo: “Por favor, espéreme aquí, vengo enseguida”. Sabía que ese “por favor, espéreme aquí”, tenía que ver con su visita al despacho del Presidente. Transcurrió más de una hora. Mientras tanto yo esperaba tranquilo hasta que, por fin, llegó y me dijo: –Tenía usted razón; no era que dudara del mensaje que traía, pero aquí siempre viene gente y dicen que es de parte del señor presidente.

–Bueno, aclarado el asunto, vaya enseguida donde el maestro Rueda y dígale que todo está resuelto. Por favor, óigame bien, dígale que de parte del señor presidente todo está resuelto. Quiero asegurarme de que usted le dará el mensaje tan pronto salga del Palacio, porque el señor presidente quiere que los papeles del inmueble estén en su despacho esta misma semana para firmarlos y enviarlos al Congreso Nacional”.

–Joven, ¿cuál es su nombre?

— Cándido Gerón, le respondo.

–¿Comprende usted la magnitud de este asunto?

–Sí, doctor, le respondo.

–Ya el señor presidente se comunicó con el doctor Rincón Martínez para que agilice la donación del inmueble al maestro Rueda. Acompañe mañana al maestro Rueda a Bienes Nacionales, que allí lo estará esperando el administrador.

Me dirigí derecho hacia el apartamento del maestro Rueda, le expliqué los pormenores y noté que la alegría no le cabía en cuerpo, como se dice popularmente.

Al día siguiente, fui a recoger a su departamento al maestro Rueda y nos dirigimos a Bienes Nacionales. Al llegar, de inmediato, el doctor Rincón Martínez nos recibió y nos remitió a la subdirectora, licenciada Mayra Rodríguez, quien es una hermana para mí y al verme se puso muy contenta; le presenté al maestro Rueda y ella lo saludó muy afectuosamente y le dijo: –Maestro Manuel Rueda, aquí tengo el caso. Póngase cómodo que estamos haciendo el deslinde, por tratarse de dos apartamentos. Si no concluimos en el día de hoy, usted vuelve mañana con mi hermano Cándido, que ya estará para la firma del administrador, y de ahí lo enviaremos al despacho del señor presidente.

Ese día no fue posible la conclusión del deslinde. Por tanto, al día siguiente, llegamos temprano a Bienes Nacionales, y, a eso de las dos y media de la tarde, Mayra Rodríguez se dirigió al despacho del doctor Rincón Martínez y nos comunicó que la donación del inmueble se le había adjudicado, y que esa misma tarde lo enviarían al Palacio Nacional.

Al caer la noche sonó el teléfono. Se trataba del general Pérez Bello, quien me informó que de parte del señor presidente le comunicara al maestro Manuel Rueda que había firmado la donación y que al día siguiente el oficio se enviaría al Senado de la República.

Minutos después, llamé al maestro Rueda y le comuniqué que, por vía del general Pérez Bello, el presidente Balaguer le mandaba a decir que el apartamento era de su propiedad y que le diera seguimiento a la donación de este en el Congreso Nacional.

Debemos dar crédito al poeta y escritor José Enrique García, quien se preocupó por la situación del maestro Manuel Rueda. Sin su intervención, ese personaje cercano a Balaguer, cuyo nombre no citamos debido a que fuimos entrañables amigos, hubiera logrado que Rueda acabara siendo desalojado del lugar donde había vivido por más de treinta años.

Tomado del Listín Diario.-

Pablo Román a Claude Joseph: ¿Si los haitianos son tan maltratados en RD, por qué no se quedan en Haití?

Claude Joseph y Pablo Román.-

El dirigente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Pablo Román cuestiono al ex primer ministro haitiano, Claude Joseph, por su declaraciones en la que denuncia un gran número de “supuestos casos de abusos” de derechos humanos en contra de algunos de sus ciudadanos que residen en República Dominicana, registrados durante operativos migratorios realizados en Ciudad Juan Bosch, provincia Santo Domingo.

Román se dirigió a Joseph en su cuenta de Twitter, posteando lo siguiente: ¿Si como dice usted los haitianos son tan maltratados en RD, porque no se quedan en Haití? Charlatán!!! Nosotros no podemos seguir cargando con su irresponsabilidad histórica, ustedes son los únicos culpables de la situación calamitosa de su país.

En ese mismo sentido el dirigente reformista aseguro que Santo Domingo Este está lleno de haitianos ilegales, afirmando que lo ocurrido en ciudad Juan Bosch es la consecuencia del relajo en el que se convirtió la frontera dominico haitiana, en los últimos veinte años de gobiernos, anterior a este, quienes permitieron que Republica Dominicana, pasara a ser económicamente dependiente de la mano de obra haitiana.

Pablo Román exhorto al gobierno a escuchar las recomendaciones del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), quienes a través de su Presidente Ing. Federico Antun Batle, han advertido con anterioridad todo lo que está ocurriendo en el país, respecto al tema haitiano, el descontrol fronterizo y las malas intenciones de la comunidad internacional, que promueve soterradamente la unificación de la isla, para descargarse del problema Haití.

Román expreso que las declaraciones del ex primer ministro haitiano, son una provocación, al faltarnos el respeto, pretendiendo crear una percepción de que existe el racismo en la Republica Dominicana, en contra de los haitianos, cuando lo único que hemos hecho como pueblo es extenderle nuestra mano solidaria, asumiendo sacrificios que no debemos asumir, ya que siempre la respuesta de los políticos haitianos ha sido la misma para con nosotros: “Ingratitud”.

Balaguer de cerca

Presidente Joaquín Balaguer.-

Por: Cándido Gerón , Santo Domingo, RD

Durante más de una década, amigos cercanos me sugerían insistentemente que escribiera sobre mis conversaciones con Joaquín Balaguer, y a todos les respondía que mis diálogos con este extraordinario estadista me agradaba recordarlos con satisfacción personal antes que darles difusión pública.

Sin embargo, un detalle doméstico modificó mi opinión. Una tarde cualquiera, mi hijo Cándido Alexander me recordaba con cariño la primera vez que lo llevé a conocer al celebrado gobernante. Alexander tendría 14 años de edad cuando disfrutó, me lo confesó después, el agrado de ser interrogado paternamente por el poeta:

–¿Qué profesión te gustaría estudiar, mi hijo?

–Me gustaría ser piloto de un avión Boeing 747, –le respondió mi hijo.

Balaguer sonrió con la ocurrencia, pero aprovechó para disuadirlo y le sugirió que estudiara ingeniería, porque “la ingeniería deja mucho dinero y ser piloto es muy peligroso”.

Entonces, al reflexionar sobre esos agradables recuerdos que quise atesorar en mi memoria, decidí, no obstante, llamar al general Luis María Pérez Bello, para comunicarle la decisión de escribir para mis hijos y nietos la dicha de haber interactuado con uno de los gobernantes más brillantes de la historia dominicana.

En efecto, le transmití al afable asistente militar de Balaguer durante muchos años que, siendo su persona un honroso testigo de excepción de mi amistad con el poeta Balaguer, mi palabra tendría credibilidad histórica.

Al general Pérez Bello le satisfizo la idea, y añadió: “(…) porque el presidente Balaguer le tenía a usted alta estima, y cuando lo visitaba en el Palacio Presidencial y o en la residencia, sentía mucha alegría con su presencia”.

Incluso, me reiteró el general Pérez Bello que: “Cuando el presidente y usted entraban en prolongada conversación, nunca me apersoné para hacerle siquiera una señita para que usted abreviara, porque había funcionarios y personalidades aguardando para entrevistarse con el señor presidente”.

Cuando este humilde servidor visitaba el jefe de Estado, él se sentía relajado y nuestra conversación se extendía más de lo usual, porque no le llevaba preocupaciones y nunca le pedí nada. Cada vez que lo visitaba en el Palacio Nacional y/o residencia, salía de allí muy alagado por su rica conversación tan variada en temas políticos y literarios.

Estimado lector: Todo lo narrado en este artículo forma parte de una experiencia inolvidable, por la trayectoria histórica del doctor Balaguer, lo que me motiva a hacerla pública para un mejor conocimiento de la faceta íntima entre dos poetas, como él siempre entendía nuestros diálogos.

Siempre que lo visitaba en su residencia de la avenida Máximo Gómez, núm. 25, el general Pérez Bello, cortés y educado, me esperaba al pie de la escalinata que conducía al área privada del líder político y abría la puerta para que quien esto escribe entrara, y él se retiraba para que Balaguer y este servidor iniciáramos dichos diálogos sin interrupciones.

En síntesis, nuestras conversaciones comenzaban con temas literarios y terminaban, por lo regular, matizadas de episodios de su vida y su larga experiencia en el quehacer político.

Se ignora si estaba Joaquín Balaguer Ricardo diseñado para ser estudiado por la ciencia o si su enigmática figura estaba expuesta al inevitable escrutinio de la historia.

Lo cierto es que, al estudiar el dominio de su particular conducta y enjundia, generaba brío y acierto en un marco de pasión, lucidez y talento, como lo justificaba en José Vasconcelos, Antonio Acevedo Escobedo.

Los conceptos expresados en torno a la personalidad de Balaguer están plasmados con hilos de plata en su esculpida y controversial obra literaria y política, realizada con la paciencia del alquimista. Obra la suya de inevitable controversia, intrépida en su imaginación, rica en espontaneidad pedagógica y contenido semántico como filólogo que fue en su tiempo.

Balaguer fue un estadista de “carne y hueso” y no un predestinado como llegaron a considerar la mayoría de sus admiradores. En una ocasión me recordó: “Todo se fundamenta en el destino y la circunstancia, y a partir de estas ideas me considero un hijo del destino y de la circunstancia, porque a final de cuentas, el destino y la circunstancia son los que determinan la existencia humana”.

Tomado del Listín Diario